¿Quién se pone eso?
           Buenos días a todos,                Hoy   me   he   levantado   guerrero,   y   cual   defensor   del   sentido   común   y   del buen   gusto   me   dispongo   a   repartir   estopa   sobre   las   tendencias   de   moda   más extravagantes    que    hay    hoy    día    desfilando    por    las    pasarelas    de    la    alta costura. Empecemos por la siguiente perla:                               Se   trata   de   un   inexplicable   conjunto   dorado   hecho   de   cartulina   o   tiras   de madera   fina.   No   cabe   duda   de   que   este   modelo,   inspirado   la   jaula   de   Piolín, tiene   un   problema   que   salta   a   la   vista   de   cualquiera.   ¿Qué   ocurriría   si   esta chica    llegase    con    este    conjunto    a    un    restaurante    y    quisiera    sentarse    a comer? Está    claro    que    la    jaula    se    le    pondría    a    la    altura    del    rostro    lo    que    le dificultaría   mucho   la   ingesta   de   alimentos.   Otra   posibilidad   es   que   el   vestido en sí se destrozase en el acto al tomar asiento.                         En   fin,   juzgar   vosotros   mismos…   yo   no   entiendo   de   modas   ni tendencias. Recuperaros del primer susto porque el segundo no tiene desperdicio:                         En   esta   ocasión   se   muestra   ante   nosotros   un   conjunto   ceñido   al   cuerpo con   transparencias   en   una   pierna,   llamando   poderosamente   la   atención   el complemento   formado   por   una   cortina   de   pelo   que   se   alza   por   encima   de   la cabeza del valiente que se atreva a colocarse este modelito.                      Intento   imaginarme   a   quién   lleve   esta   prenda   por   la   calle   en   un   día   de viento,   o   intentando   entrar   en   un   autobús   urbano   en   hora   punta,   menudo reto.                            Si   no   queréis   seguir   leyendo   la   verdad   que   os   entiendo,   pero   si   eres   de los resistentes aquí viene otra prenda:                     Por    aquí    aparece    un    conjunto    formado    por    una    prenda    superior excesivamente   ampliada   de   hombros,   dando   la   sensación   que   la   persona   que lo   lleva   se   ha   tragado   una   barra   de   cortina.   Para   rematar   la   visión   de   los espectadores,   complementa   con   unos   pantalones   en   forma   de   acordeón.   No consigo saber cómo consigue andar con eso.                      ¿Os   imagináis   a   una   de   esas   madres   que   quieren   ir   súper   modernas, colocándole    semejante    traje    a    un    niño    de    para    ir    a    hacer    su    primera comunión?               El   pobre   chaval   tendría   que   ir   al   psicoterapeuta   por   el   resto   de su vida.                               Existen   muchísimos   modelos   más   raros   y   extravagantes   como   estos, no   hay   más   que   fijarse   en   el   vestido   de   filetes   de   carne   que   se   enfundó   la famosísima Lady Gaga.                               Con   este   artículo   no   pretendo   ofender   a   nadie,   cierto   es   que   no entiendo   de   modas   ni   tendencias   actuales   de   la   alta   costura,   pero   creo   que ciertas   cosas   deberían   estar   alejadas   de   la   mayoría   de   la   gente   y   más   cuando se   intenta   convencer   a   la   población   de   que   este   tipo   de   prendas   serán   lo   más en cuanto a modernidad y elegancia.           En fin, no sé si cortarme las uñas o dejármelas largas. Todos los derechos son propiedad del  autor de este artículo. 
Volver Volver
     
Volver Volver
¿Quién se pone eso?