1928                A   lo   largo   del   día   de   ayer,   en   la   modesta   localidad   de   Librilla, tuvo lugar un suceso que cerca estuvo de acabar en tragedia.             Según   cuentan   los   vecinos   más   próximos,   cuando   faltaban pocos   minutos   para   que   fuese   mediodía,   se   oyeron   grandes   gritos fruto   de   una   discusión   acaecida   en   el   seno   de   la   familia   Otaola. El   motivo   del   altercado   radicaba,   principalmente,   en   la   diferencia de   opiniones   que   existía   entre   el   padre   de   familia   con   Pedro,   el menor   de   los   hijos,   a   la   hora   de   decidir   el   futuro   profesional   que iba a desarrollar este último.             Al   preguntar   a   las   amistades   del   joven,   estos   revelaron   que   el chico   estaba   atravesando   una   depresión   sentimental,   después   de que   su   novia   lo   abandonara   tras   haber   iniciado   esta   una   relación con otro vecino del pueblo.             Pedro,   de   veintiún   años,      víctima   de   la   presión   y   no   sabiendo ver   otra   salida   a   su   penosa   situación,   decidió   tras   la   discusión con    su    padre,    dirigirse    a    la    cocina,    agarrar    un    cuchillo    y asestarse   un   profundo   corte   en   el   cuello   en   un   claro   signo   de enajenación   mental,   según   declaró   entre   llantos   su   madre,   testigo directo de los hechos.             Por   suerte,   la   rápida   actuación   del   padre   junto   con   la   de algunos   vecinos,   que   acudieron   raudos   a   las   llamadas   de   auxilio, hicieron   posible   el   traslado   del   joven   herido   a   un   hospital,   donde a día de hoy se encuentra con pronóstico grave.             Entre   los   rumores   y   cuchicheos   por   parte   de   los   más   ancianos de   la   localidad   se   juega   con   la   posibilidad   de   que   hubiese   sido   el propio   padre   el   que   asestara   la   cuchillada   a   su   hijo,   ya   que   es   de sobra   conocido   en   el   pueblo   su   atronador   temperamento   cuando se   le   lleva   la   contraria   o   se   le   falta   al   respeto,   y   que   la   madre   del chico sería una cómplice forzosa por miedo a represalias.  Todos los derechos son propiedad del  autor de este artículo.
Volver Volver
Intento de suicidio