1er Capítulo
El niño    De   los   cinco   continentes   que   hay   en   la   Tierra,   Africa   es   sin   duda   uno   de   los   más castigados   por   la   pobreza,   el   hambre   y   las   guerras.   Dentro   de   su   inmenso   territorio, existen   zonas   ricas   en   vegetación   y   fauna   muy   variada,   ríos   caudalosos   y   un   amplio abanico   de   yacimientos   naturales   de   oro,   diamantes   y   demás   minerales.   Los   recursos   de estas    minas,    son    la    causa    habitual    por    la    que    se    desencadenan    conflictos    bélicos, provocando miles de victimas inocentes al año.                Uganda   es   un   país   situado   en   el   centro   del   continente,   desde   hace   años   se   viene librando   una   guerra   entre   las   fuerzas   leales   al   gobierno   y   un   bando   rebelde   que   aspira   a derrocar   el   poder   del   presidente.   Todo   ello   sucede   en   medio   de   una   extrema   pobreza   que engloba    a    casi    el    ochenta    por    ciento    del    país.    Por    si    eso    no    fuese    suficiente, enfermedades   como   el   sida   o   el   tifus   campan   a   sus   anchas   diezmando   a   una   población carente de medicinas y asistencia médica.                Las   regiones   del   sur   son   características   por   poseer   amplias   zonas   selváticas   y   de sabana,en   lo   que   hoy   es   el   parque   nacional.   Estos   maravillosos   parajes      vienen   siendo destino   turístico   para   unos   pocos   y   adinerados   habitantes   del   primer   mundo,   los   cuales cumplen   su   capricho   de   sentirse   aventureros   por   unos   días,   haciendo   caso   omiso   de   la recomendación de sus gobiernos de no viajar a estas latitudes.                 En   las   zonas   más   alejadas   de   las   ciudades   subsisten   aldeas   y   poblados   tribales   que apenas   han   tenido   contacto   con   la   civilización   y   la   tecnología.   Son   tribus   que   practican la   caza,   la   recolección   de   frutos,   y   la   cria      de   animales   como   cabras   u   ovejas. Alguno   de estos   poblados   han   iniciado   sus   primeras   siembras,   con   lo   que   también   han   domesticado bueyes para el arado de la tierra.                Uno   de   estos   nucleos   tribales   se   encuentra   ubicado   en   una   de   las   regiones   mas profundas   de   la   selva   ugandesa.   La   convivencia   con   grandes   depredadores   como   leones o    leopardos,    obliga    a    sus    habitantes    a    construir    empalizadas        que    rodean    el asentamiento.                Los   quehaceres   diarios   de   la   comunidad   se   reparten   por   grupos,   los   hombres      se dedican    a    la    caza    y    las    mujeres    por    su    parte    se    emplean    en    tareas    varias    como recolección,   elaboración   de   alimentos,   y   el   cuidado   de   los   niños   más   pequeños   de   la tribu.   Las   decisiones   y   la   organización   de   la   comunidad   es   llevada   a   cabo   por   el   jefe   del poblado,    mientras    que    los    aspectos    religiosos    eran    responsabilidad    del    chamán, haciendo también las funciones de curandero.                Esta   aldea   en   cuestión,   tiene   la   fuente   de   agua   mas   próxima   a   unos   diez   kilómetros de   allí,   de   manera   que   las   veces   que   llueve,   celebran   ritos   de   celebración   dando   gracias   a los dioses, por que así no tienen que desplazarse, ni ponerse en peligro.                  Una   calurosa   tarde,      Zimahu   salía   de   su   choza   en   dirección   a   la   sabana,   que   quedaba cerca   del   poblado.   Su   misión   como   mujer   en   la   aldea,   era   la   de   recolectar   bayas   y plantas.    Ella,    poseedora    de    una    figura    esbelta    y    hermosa        estaba    desposada    con Obviajunu   uno   de   los   miembros   más   respetados   de   la   comunidad.   Fruto   de   esa   unión, Zimahu   estaba   embarazada   de   ocho   meses,      una   situación   que   la   llenaba   de   orgullo   a     ella y de esperanza  al resto de la tribu.                 Estando   a   medio   camino   de   vuelta,      empezó   a   notar   contracciones,   se   apresuró   por llegar   a   la   aldea   lo   antes   posible   para   poder   pedir   ayuda.   Minutos   después   entraba   en medio   del   poblado   dando   fuertes   gritos   de   dolor   y   ayuda.   Inmediatamente   llegaron   sus hermanas   y   junto   con   otras   dos   mujeres   de   la   aldea   fue   auxiliada   en   el   parto.   Tras   dos horas   de   alaridos   y   dolores,   Secu   vio   la   luz   del   sol   por   primera   vez,   el   bebe   nació llorando   desde   el   primer   momento.   Este   detalle   provocó   una   gran   algarabía   entre   las asistentas    al    nacimiento,    sin    embargo    su    madre    no    superó    la    infección    que    le provocaron    las    precarias    condiciones    en    las    que    había    sido    atendida,    pese    a    que intentaron todo lo posible para que sobreviviera.                El   marido   de   Zimahu,   llegó   de   la   caza   al   atardecer,   y   enseguida   fue   requerido   por   el jefe   de   la   tribu   y   familiares.   Fue   allí   mismo   donde   le   dieron   la   fatal   noticia   de   que   su esposa   había   fallecido.   Obviajunnu   cayó   al   suelo   envuelto   en   lagrimas,   hasta   el   punto   de que   tuvo   que   ser   levantado   por   los   compañeros   de   caza   que   había   cerca   suyo.   No aceptaba la tragedia de perder a su gran amor tan joven y tan pronto.                El   líder   del   poblado,   lo   asistió   para   consolarlo,   explicándole   que   Zimahu   estaba   en un   lugar   mejor,   al   lado   de   los   dioses,   y   que   siempre   les   observaría   con   orgullo   desde   las estrellas.   Cuando   Obviajunnu   se   repuso   un   poco,   fue   el   momento   que   eligieron   todos   a iniciativa   del   jefe   par   presentarle   oficialmente   el   regalo   que   su   difunta   esposa   le   había dejado antes de morir.                Tras   retirar   la   gruesa   cortina   de   la   entrada   de   la   cabaña   del   jefe   de   la   tribu,   apareció la   hermana   de   Zimahu,   sosteniendo   en   brazos   a   su   hijo   Secu.   La   chica   se   acercó lentamente a Obviajunnu y se le depositó al niño en sus varoniles brazos.                Ahora   las   lagrimas   del   cazador   no   eran   de   dolor   sino   de   alegría,   la   emoción embargaba    a    aquel    hombre    al    verse    cumplido    su    deseo    de    ser    padre.    Después    de acurrucarlo   con   el      mas   tierno   de   los   cuidados,   alzó   la   vista   y   con   algunas   lagrimas visibles   todavía   en   los   ojos   prometió   solemnemente   a   todos   que   cuidaría   de   su   hijo   hasta que   se   convirtiera   en   un   hombre   de   provecho.   Acto   seguido   se   lo   devolvió   a   su   cuñada pidiéndole que lo cuidara como si fuese suyo.                   Aquel   día      en   la   aldea   se   vivía   otro   de   esos   días   en   los   que   no   se   puede   celebrar   nada por   la   muerte   de   uno   de   sus   miembros,   pero   a   la   vez   no   causaba   tristeza   el   nacimiento   de un   niño.      Por   desgracia   este   tipo   de   situaciones   era   bastante   común   en   aquellas   zonas olvidadas de la civilización.                Secu   fue   amamantado   por   sus   tías   y   por   las   amigas   de   su   fallecida   madre.   Durante los   primeros   meses   Obviajunnu   llegaba   de   la   tarea   diaria   y   se   dirigía   directamente   hasta su   choza   para   estar   con   su   hijo.   Todas   las   noches   su   padre   le   contaba   historias   de   la aldea   y   de   su   madre,   el   niño   se   dormía   plácidamente   mientras   agarraba   con   una   mano uno   de   los   dedos   de   su   padre.   Este   gesto   le   daba   al   niño   una   sensación   de   seguridad,     que   el   padre   reconocia.   Así   dormía   Obviajunnu   todas   las   noches,   cerca   de   lo   que   más quería.                Con   un   año   de   vida,   Secu   tuvo   que   empezar   a   andar   sin   ningún   tipo   de   ayuda.   Hacía tiempo   que   había   dejado   de   tomar   el   pecho;   en   vez   de   eso,   era   alimentado   por   su   padre   y sus   tías   a   base   de   hojas   trituradas   mezcladas   con   leche   de   cabra,   hasta   formar   lo   que parecía una especie de papilla.                Secu   pasó   los   dos   siguientes   años   en   contacto   con   la   naturaleza,   sin   ser   vigilado   en demasía,   empezó   a   experimentar   él   solo   con   el   mundo   que   le   rodeaba. Aprendió   pronto   a correr,   a   asumir   el   hecho   de   que   todo   aquello   que   deseara   tendría   que   pelearlo   y   que habría días en la semana en los que no comería.                El   tiempo   pasaba   sin   demora   para   todos   y   Secu,   con   cuatro   años,   se   había   convertido en   un   chico   vivaz   y   avispado.   Jugaba   a   los   juegos   colectivos   con   sus   amigos   y   pese   a   su corta   estatura   se   había   ganado   de   sobra   la   simpatía   y   el   cariño   de   sus   semejantes.   Su padre   lo   había   llevado   en   mas   de   una   ocasión   a   la   selva,   enseñándole   los   conocimientos para diferenciar las plantas comestibles de las venenosas.                Un   día,   Secu   se   internó   con   unos   amigos   en   las   profundidades   de   la   arboleda circundante,   la   misión   principal   de   la   excursión   era   la   caza   de   serpiente   y   lagartos.   Pese a   que   la   arboleda   era   bastante   densa,   no   estaban   demasiado   alejados   de   la   aldea   como para   preocupar   a   nadie,   de   pronto   un   grupo   de   hierbas   altas   empezó   a   moverse   a   raíz   del ruido   que   hacían   los   chavales.   Los   chicos   creyeron   tener   una   presa   fácil   de   conseguir,   y se   acercaron   lentamente   para   sorprender   a   la   supuesta   serpiente   en   el   último   momento. La   agitación   del   ramaje   fue   en   aumento,   los   chicos   ya   tenían   claro   que   aquello   que estuviera   detrás   de   las   plantas   no   era   una   serpiente   sino   algo   más   grande   y   a   la   par peligroso.   El   gruñido   que   emitío   el   animal   fue   la   señal   de   alarma   para   el   grupo   que   salió a   la   carrera   a   la   voz   de   facocero.   Un   segundo   después   el   jabalí   verrugoso   salía   a   la carrera   de   detrás   de   las   hierbas   a   la   caza   y   captura   de   aquellos   aterrados   niños.         Secu era   el   más   pequeño   del   grupo   y   aunque   era   ágil   y   rápido,   el   resto   de   compañeros   eran más   veloces   que   él.   El   animal   cada   vez   estaba   más   cerca   y   Secu   oía   más   fuerte   y   cercano los   rebudios   del   animal.   El   momento   en   el   que   el   facocero   alcanzó   a   Secu,   fue   cuando   el niño   giró   la   cabeza   de   manera   intuitiva   para   ver   a   que   distancia   se   encontraba   su   feroz perseguidor.   Segundos   después   aparecían   los   hombres   de   la   tribu   acorralando   al   animal y   dándole   muerte   con   una   lanza.   Pero   ya   era   tarde,   Secu   yacía   en   el   suelo   con   la   cara ensangrentada   y   con   el   carrillo   derecho   de   su   rostro   parcialmente   rajado.   El   colmillo   del animal había seccionado la boca de Secu, justo en el instante en el que giró la cabeza.                Enseguida   fue   recogido   por   su   padre   que   lo   llevó   en   brazos   hasta   la   aldea.   Allí   lo atendieron   enseguida   los   curanderos,   los   cuales,   le   cosieron   la   boca   con   una   especie   de cáñamo   que   crecía   cerca   del   poblado.   Al   mismo   tiempo   le   cubrían   los   extremos   de   la herida   con   una   pasta   hecha   a   base   de   plantas   medicinales   previamente   masticadas   por sus cuidadores y colocada cuidadosamente.               A   Secu,   todo   aquel   proceso   curativo   le   resultaba   tremendamente   doloroso   y   aunque   se quejaba,   tanto   Obviajunu   como   los   curanderos   le   decían   una   y   otra   vez   que   estaba curando.                Durante   tres   semanas   tuvo   que   llevar   una   tira   de   cuero   que   le   ataba   la   mandíbula con   la   finalidad   de   que   no   pudiese   abrir   la   boca.   Durante   ese   tiempo   Secu   se   alimentaba de plantas y semillas trituradas con agua.                El   aspecto   que   presentaba   Secu   con   todo   ese   atuendo   rodeándole   la   cara   y   sin   poder hablar provocaba las burlas y las risas de sus compañeros de juegos.                Para   que   la   curación   tuviera   éxito   Secu   tuvo   que   pasar   el   periodo   de   recuperación junto   a   sus   tías,   con   tal   de   que   no   se   desprendiera   de   tan   crucial   prenda.   De   esta manera,     el     niño     las     acompañaba     a     recolectar,     lo     que     le     proporcionó     nuevos conocimientos sobre la vegetación de la sabana.                Los   días   transcurrían   lentos   para   Secu,   el   chico   no   veía   el   momento   en   el   que   se libraría de tan incomodo y tormentoso accesorio.                Por   fin   pasaron   las   tres   semanas   y   Secu   fue   llevado   por   Obviajunu   de   nuevo   a   los curanderos.   Una   vez   allí   le   fue   retirada   la   tira   de   cuero,   Secu   sintió   un   gran   alivio   al notar   como   disminuía   la   tensión   en   su   cara.   Después   fue   examinado   por   el   más   anciano de   los   curanderos.   Tras   recibir   la   bendición   de   este   último,   su   padre   lo   condujo   fuera   de la   tienda   y   le   exhortó   cariñosamente   para   que   viera   las   consecuencias   de   sus   actos.   El asintió a la vez que se tocaba la cicatriz que ahora caracterizaba su cara.                Cuando   Secu   regresó   para   volver   a   jugar   con   sus   compañeros   se   encontró   con   el desprecio    generalizado    de    todos    ellos.    La    marca    que    le    produjo    el    jabalí    le    había deformado   media   cara   y   provocaba   la   repulsión   de   los   que   hasta   ahora   eran   sus   amigos. Al   final   tuvo   que   huir   de   nuevo   a   la   carrera,   pero   esta   vez   fue   por   las   piedras   que   sus   ex compañeros lanzaron contra él.                Secu   corrió      llorando   junto   a   su   padre,   el   cual   entendió   la   situación   enseguida   y   lo llevó      junto   a   sus   tías.   Obviajunu   partió   con   el   grupo   de   caza,      el   pensamiento   que   le rondaba   por   la   cabeza   era   el   de   ingresar   a   Secu   en   el   conjunto,   así   por   lo   menos   pasaría más tiempo con su hijo y este aprendería el arte de la caza y la pesca.               Al   día   siguiente   su   padre   lo   despertó   muy   temprano   y   pese   a   que   protestó   tímidamente por   causa   del   sueño,   no   tardó   en   alzarse.   Juntos   se   dirigieron   con   el   resto   del   grupo   que les   esperaban   a   las   afueras   del   poblado.   Secu      al   principio   se   mostró   intimidado   por   la esbeltez   de   aquellos   hombres   ataviados   con   lanzas   y   artilugios   de   caza.     Algunos   de   ellos lucían    grandes    cicatrices    en    su    cuerpo    como    consecuencia,    a    veces    inevitable,    de embestidas   y   ataques   por   parte   de   los   animales   que   iban   a   ser   cazados.   Uno   de   los cazadores    más    jóvenes,    mostró    su    disconformidad    ante    la    presencia    del    pequeño alegando que entorpecería la caza y espantaría a las presas.                Obviajunu   enseguida   salía   en   su   defensa   encarándose   con   el   acusador,   recordándole alguna   que   otra   ocasión   en   la   que   se   le   perdonaban   los   errores   o   se   le   salvó   de   alguna situación   de   peligro.      Inmediatamente   el   amonestado,   bajaba   la   cabeza   y   guardaba silencio   a   regañadientes,   sobre   todo   al   apreciar   como   el   resto   de   del   grupo   apoyaba   al padre   de   Secu   de   manera   incondicional;   el   cual,   pese   a   no   ser   el   jefe   del   grupo   de   caza, era uno de los miembros más experimentados y respetados.                Una   vez   zanjada   la   discusión,   se   pusieron   en   marcha   y   se   adentraron   en   las profundidades   de   la   sabana.   Caminaron   durante   aproximadamente   dos   horas,   Secu anduvo      sin   cansancio   durante   la   primera   mitad   del   trayecto,   luego   el   agotamiento      fue apoderándose    de    su    pequeño    cuerpo,    de    manera    que    los    últimos    diez    minutos    de travesía,   tuvo   que   llevarlo   su   padre   a   hombros.   Parte   de   culpa   la   tuvo   el   sofocante   calor que hacía aquella mañana.                El   grupo   llegó   a   una   planicie   bañada   por   la   sombra,   debido   en   gran   medida   a   las frondosas   copas   de   los   altos   árboles   de   alrededor.   Allí   planearon   meticulosamente   la estrategia   a   seguir.   El   objetivo   era   cazar   unas   piezas   considerables   que   asegurase   el alimento    del    poblado    unas    cuantas    jornadas.    El    jefe    del    grupo    fue    asignando    las funciones que debían asumir cada uno de los miembros.                Cuando   le   llegó   el   turno   al   padre   de   Secu,   el   cabecilla   miró   unos   segundos   al pequeño,   luego   le   dio   las   instrucciones   oportunas   sobre   el   rol   que   debía   desempeñar Obviajunnu.   Consciente   del   peligro   que   conllevaba   la   participación   del   infante   en   la cacería,   el   jefe      le   propuso   al   padre   de   Secu,   quedarse   con   el   chico   mientras   el   resto actuaba, a lo que el progenitor accedió gustosamente.                El   grupo   se   dividió   en   dos   conjuntos,   el   primero   estaba   formado   por      portadores   de lanzas   y   el   otro   lo   componían   los   arqueros,   los   cuales   rodearon   a   una   gacela   separada del   resto   de   su   manada.   Se   dispusieron   de   manera   sigilosa   para   cercar   al   animal   y dejarle una sola vía de escape.                Los   cazadores,   al   ser   toscos   y   grandes,   no   conseguían   pasar   desapercibidos   a   los oídos   del   animal.   Confiaban   el   éxito   de   su   empresa   a   la   posibilidad   de   aproximarse   todo lo   posible   antes   de   dispararle   las   flechas,   esperanzados   con   que   alguna   hiriese   al   animal y pudiese ser rematado con las  lanzas.                Secu   vio,   junto   con   el   jefe   del   grupo,   como   a   causa   del   ruido   provocado   por   los acechadores,   la   presa   salía   huyendo   velozmente.   La   operación   había   sido   un   fracaso,   no les dio tiempo ni a disparar una mísera flecha.                Algunos   cazadores   discutían   echándose   la   culpa   unos   a   otros,   hasta   el   punto   en   el que   tuvo   que   intervenir   el   cabecilla   para   calmar   los   ánimos.   Cuando   las   aguas   volvieron a   su   cauce,   el   grupo   emprendió   de   nuevo   la   marcha   en   busca   de   otra   ubicación.   Esta   vez el   trayecto   duró   tan   solo   veinte   minutos,   y   llegaron   a   una   zona   frondosa   con   altas hierbas.   Las   misión   esta   vez   era   la   de   colocar   trampas   para   atrapar   conejos   y   demás roedores.                En   esta   ocasión   sí   que   tuvieron   algo   más   de   fortuna,   puesto   que   dieron   caza   a   cinco conejos   de   campo   y   varias   ratas   que   finalmente   liberaron   por   ser   de   escaso   tamaño. Secu siempre se quedaba  a la vera del líder, intentando aprender todo cuanto veía.                Cuando   regresaron   al   poblado,   los   ánimos   del   grupo   no   eran   los   más   idóneos,   la captura   había   sido   escasa,   lo   que   provocaba   que   tuvieran   que   salir   al   día   siguiente   a   por más alimentos.                Secu   llegó   junto   con   el   con   el   resto   del   grupo,   solo   que   para   él   el   día   había   sido demoledor,   faltaban   aun   unas   horas   para   que   anocheciera   y   sin   embargo   el   niño   se quedó dormido en cuanto llegó a su lecho.               A   la   mañana   siguiente,   se   repitió   el   mismo   ritual   de   levantamiento   para   Secu,   aunque las ganas de aprender pudieron más que la pereza.                Esa   mañana   el   grupo   tenía   planeado   ir   al   rio,   el   cual   quedaba   a   unos   quince kilómetros   de   distancia;   tardaron   alrededor   de   tres   horas   y   media   en   llegar   hasta   una pequeña   laguna   que   estaba   situada   a   los   pies   de   una   cascada.   Secu   esta   vez   sí   que   pudo recorrer   todo   el   camino,   ello   fue   debido   a   que   no   tuvieron   que   cruzar   ninguna   montaña siendo todo el recorrido prácticamente llano.                Cuando   llegaron   al   rio,   dejaron   los   instrumentos   de   pesca   y   en   el   suelo   y   se   pararon   a descansar, llegando algunos a refrescarse con el agua del estanque.                Pasada   una   media   hora   en   la   que   reinó   el   buen   humor   en   el   grupo,   el   jefe   dio   las consignas   para   que   empezara   la   rutina   de   pesca.   En   ese   momento   se   alzaron   dos   de   los integrantes   y   con   sus   lanzas   se   metieron   en   la   laguna   hasta   que   el   agua   les   llegaba   por las    rodillas.    Luego    se    quedaban    quietos    observando    fijamente    al    fondo    del    lago, aprovechándose del sol radiante de aquel día y de la cristalinidad del agua.                Cuando   un   pez   de   dimensiones   considerables   pasaba   por   las   cercanías   de   alguno   de ellos,   estos   tiraban   la   lanza   con   gran   precisión,   sacando   posteriormente   el   pescado aleteando y ensartado en esta.                Cuando   los   dos   hombres   del   lago   sacaban   sus   pescas,   entraban   otros   dos   en   su   lugar colocándose   en   una   zona   distinta   del   lago   procediendo   de   la   misma   manera.   De   esta manera no aullentaban a los peces por la masiva presencia de pescadores.               Al   mediodía,   el   total   de   piezas   capturadas   ascendía   a   los   treinta   y   cinco   ejemplares;   el jefe    del    grupo    decidió    que    ya    era    suficiente    alimento    para    que    el    poblado    pudiera nutrirse por una o dos jornadas.                 Acto   seguido   encendieron   una   fogata   y   asaron   unos   cuantos   pescados   para   comer allí.   Secu,   que   había   estado   atento   al   procedimiento   de   pesca   en   todo   momento,   le   pidió   a su   padre   intentar   pescar   por   sí   sólo,   a   lo   que   el   padre   aceptó   tras   obtener   el   beneplácito del   líder.   Y   así,   se   dirigió   Secu   con   la   lanza   de   Obviajunnu   hacia   el   rio,   se   detuvo   en   el momento   en   el   que   el   agua   le   llegó   a   la   cintura;   y   por   último,   tal   y   como   había   visto hacer   al   resto   del   grupo,   se   quedó   inmóvil   esperando   a   que   pasara   algún   pez.   Su   padre   le iba dando instrucciones y ánimos desde la orilla.                Pronto   apareció   un   pez   de   tamaño   medio   que   no   parecía   percatarse   de   la   presencia del    pequeño.    Secu    contuvo    la    respiración    y    esperó    el    momento    apropiado,    después teniendo   la   lanza   agarrada   con   las   dos   manos,   la   tiró   con   fuerza   hacia   el   agua;   pero   a   la superficie   solo   salió   de   nuevo   la   pica.   Esto   provocó   las   risas   de   los   asistentes   que   estaban sentados   alrededor   de   las   brasas   de   la   fogata.   Obviajunnu,   por   el   contrario,   no   dejó   de darle   ánimos   diciéndole   que   lo   volviera   a   intentar;   solo   que   esta   vez   intentara   coger   la lanza   con   una   sola   mano.   Secu   obedeció   siguiendo   las   instrucciones   dadas   desde   la orilla,   y   no   tardó   mucho   en   volver   a   divisar   otro   objetivo   bajo   el   agua. Aunque   no   lo   hizo con   la   misma   fuerza   que   antes,   esta   vez   sí   que   consiguió   clavar   al   pez   sacándolo   del agua   y   mostrándolo   orgulloso,   ante   las   muestras   de   júbilo   de   su   padre.   Algunos   de   los miembros   del   grupo   lo   felicitaban   aplaudiendo,   otros      sonreían,   pero   había   uno   de   ellos que veía al pequeño con otros ojos, con una mirada de envidia y absoluta indiferencia.                Secu   salió   del   agua   para   enseñarle   a   su   progenitor   su   primera   pesca   y   éste   lo   cogió en   brazos   lleno   de   orgullo.   Ambos   fueron   junto   al   resto   del   grupo,   que   los   recibieron entre   aplausos   y   ánimos.   El   jefe   se   levantó   justo   en   ese   momento   y   felicitó   a   Obviajunnu, diciéndole   que   su   hijo   se   estaba   convirtiendo   en   un   hombre   más   rápido   de   lo   normal. Acto   seguido,   le   indicó   al   chico   que   fuera   a   buscar   el   tronco   de   un   arbusto   o   la   rama   de un árbol para fabricarle su propia lanza.                Secu   salió   disparado   y   loco   de   contento   hacia   el   interior   de   la   espesa   vegetación,   pero unos   segundos   después   de   desaparecer   de   la   vista   de   los   asistentes,   resurgió   de   nuevo corriendo delante de un cocodrilo que lo perseguía a gran velocidad.                El   grupo   de   cazadores,   con   Obviajunnu   al   frente,   rodearon   al   animal;   distrayéndolo unos   y   cogiéndolo   por   la   cola   otros,   consiguieron   por   fin   darle   la   vuelta   con   ciertas dificultades   para   no   ser   mordidos.   Finalmente   le   clavaron   una   lanza   varias   veces   hasta que el reptil dejó de moverse.                Secu   respiraba   ansiosamente,   sabedor   de   que   se   había   librado   de   una   muerte   segura. Le   costó   aún   un   buen   rato   recuperarse   del   susto,   pese   a   los   esfuerzos   de   su   padre   por apaciguarlo.                Una   vez   resuelto   el   incidente,   regresaron   al   poblado   con   la   pesca   del   día   y   con   la carne   del   reptil   abatido.   Allí   y   delante   de   todo   el   poblado   celebraron   una   fiesta   de iniciación,   en   la   que   Secu   fue   nombrado   como   nuevo   miembro   del   grupo   de   caza,   y donde se le hizo entrega de su propia lanza a manos de su padre.                Pasaron   los   días   y   los   meses,   hasta   que   Secu   no   cumplió   los   seis   años,   no   le   dejaron participar    lo    más    mínimo    en    las    cacerías    a    las    que    acudía    todos    los    días    con    su progenitor. Solo participaba en la pesca y en las labores de transporte de presas.                Un   día   de   caza   que   no   tenía   nada   de   especial,   estaba   el   jefe   dando   las   instrucciones oportunas   a   cada   uno   de   los   cazadores,   cuando   terminó   de   dar   la   última   orden,   se dirigió   a   Secu   y   le   colocó   dentro   del   grupo   diciéndole   que   su   función   sería   la   de   espantar a   la   presa   obligándola   a   tomar   la   huida   en   la   dirección   en   la   que   aguardarían   los lanceros.   El   chico,   sorprendido   y   entusiasmado   por   la   importancia   de   aquella   orden, prestó    atención    al    lugar    en    donde    debía    colocarse.    Y    así    lo    hizo,    se    agazapó agachándose,   ocultándose   entre   el   ramaje   y   las   plantas   altas   aguardando   en   silencio   a su presa.                No   pasaron   muchos   minutos   cuando   apareció   una   pequeña   manada   de   antílopes   que se   habían   detenido   a   comer   hierba.   Durante   un   minuto   entero      el   grupo   de   caza   al completo guardó silencio permaneciendo escondidos.                De   pronto   Secu   creyó   que   era   el   momento   oportuno,   saltó   de   su   escondite   gritando con   todas   sus   fuerzas   delante   de   un   ejemplar   que   se   dio   a   la   fuga   de   manera   instantánea junto con el resto de la manada.                De   dos   certeros   flechazos   cayó   uno   de   los   antílopes   más   jóvenes   y   pocos   metros   más adelante   le   cortaron   el   paso   a   un   segundo   antílope   que   sucumbió   bajo   las   mortales lanzas,    mientras    que    el    resto    de    animales    huía    desesperadamente.    Los    restantes cazadores   salieron   de   sus   ocultaciones   lanzando   gritos   de   euforia   y   vítores   al   pequeño Secu por su papel desempeñado.                Fueron   pasando   los   meses   en   la   aldea      y      Secu,   aunque   muy   pequeño   todavía,   fue perfeccionando   sus   métodos   de   caza   y   de   pesca.   Dentro   del   grupo   era   considerado   como uno más, y la relación con su padre se fue haciendo cada vez más estrecha.                Poco   tiempo   después,   el   cazador   que   se   opuso   en   un   principio   a   la   integración   del pequeño   Secu   en   el   grupo   de   caza,   se   presentó   con   su   hijo   de   ocho   años   llevando   en   la mente   la   misma   intención   que   en   su   día   tuvo   Obviajunnu.   Esta   vez   se   encontró   con   la negativa   del   jefe   justificándose   en   que   no   podían   integrar   a   nadie   más   y   menos   si   no tenía   experiencia.   Esto   provocó   que   el   cazador   sintiera   por   Secu   un   odio   aun   mayor   del que ya sentía con anterioridad.                La   gran   mayoría   de   los   miembros   del   grupo   de   caza   se   percató   de   ese   detalle,   incluso Obviajunnu lo estuvo vigilando durante varios días, por precaución.                Secu   fue   creciendo   en   madurez   y   físicamente   se   le   apreciaba   más   fuerte   y   rápido; también   fue   adoptando   una   posición   cada   vez   más   consolidada   dentro   del   grupo   de   caza y    aunque    no    se    separaba    de    su    padre,    sí    que    actuaba    de    forma    cada    vez    más independiente e intuitiva.                Cierta   mañana,   el   grupo   se   desplazaba   hacia   el   río   como   tantas   otras   jornadas   para pescar.   En   el   transcurso   de   la   travesía   tuvieron   que   salir   de   la   cobertura   que   les   daba   la selva,   para   cruzar   una   planicie   compuesta   por   tierras   semiáridas   con   baja   vegetación. Mientras    el    conjunto    atravesaba    la    llanura,    apareció    un    elefante    que    pastaba tranquilamente   y   que   al   ver   a   los   hombres   armados,   arremetió   contra   ellos   enfurecido   al verse amenazado.                Todos   los   componentes   de   la   caza   corrieron   para   ponerse   a   salvo.   Secu   seguía   a   su padre,   consciente   de   lo   peligroso   de   la   situación   y   cuando   estuvo   a   punto   de   desaparecer de   la   vista   del   enrabietado   animal,   notó   como   una   mano   lo   agarraba   del   brazo   y   lo   tiraba con   fuerza   de   nuevo   hacia   la   trayectoria   del   paquidermo,   quedando   a   expensas   del inmenso   y   enloquecido   mamífero.   Secu   se   levantó   del   suelo   instantáneamente,   y   con   un rapidísimo   movimiento   se   apartó   teniendo   incluso   que   lanzarse   a   un   costado,   al   mismo tiempo   que   el   animal   pasaba   de   largo.   El   tiempo   que   usó   el   elefante   para   darse   la   vuelta y   embestir   de   nuevo   al   niño,   es   el   que   utilizó   Secu   para   correr   de   nuevo   hasta   la frondosa   vegetación,   donde   el   resto   del   grupo   observaba   la   escena   con   expectación   y angustia.   Lo   primero   que   recibió   Secu   al   llegar   con   el   resto   de   compañeros   fue   el   efusivo abrazo de Obviajunnu que por un momento vio la inevitable muerte de su hijo.                Sin   embargo,   el   culpable   de   tan   grave   situación   enseguida   fue   acusado   por   varios miembros   que   lo   vieron   lanzar   al   chaval   fuera   de   la   zona   de   resguardo. Al   oír   la   versión, a   Obviajunnu   tuvieron   que   sujetarlo   tres   de   sus   compañeros   para   que   no   lo   destrozara con sus propias manos.                   El   lider   del   grupo   solo   pudo   ver   de   refilón   el   movimiento,   y   para   apaciguar   los animos      solicitó   calma.   Luego   informó   a   los   asistentes   de   que   sería   trasladado   al   poblado para   poner   al   corriente   de   lo   sucedido   al   jefe   del   poblado   y   que   él   decidiera   su   mejor castigo.                Retomaron   el   camino   de   vuelta   al   poblado,   suspendiendo   la   pesca   aquel   día.Todo   iba según    lo    previsto,    hasta    que    en    un    descuido    que    tuvieron    los    dos    cazadores    que custodiaban   al   acusado,   salió   éste   huyendo   sabana   adentro.   Fue   perseguido   enseguida por   varios   miembros   del   grupo,   entre   ellos   Obviajunnu.   Tras   un   centenar   de   metros   de carrera,   el   fugitivo   salió   a   cielo   abierto   sin   darse   cuenta   que   estaba   corriendo   delante   de una   manada   de   leones   que   descansaban   bajo   un   árbol.   El   resto   del   grupo   perseguidor   se paró    en    seco    al    percatarse    de    la    situación    y    ocultos    en    el    ramaje,    observaron impertérritos   como   el   hombre   que   intentó   asesinar   a   Secu   minutos   antes,   era   alcanzado y devorado por dos leonas, pese a su vano intento por huir de los depredadores.                Acto   seguido   el   grupo   perseguidor   volvió   junto   con   el   resto   de   la   expedición   para informar de lo acaecido a la familia del malogrado cazador.
Volver
Volver